Vereda Otoño 2014

Tras el saneamiento y las faenas camperas necesarias como el herradero, comienza la cuenta atrás para realizar la trashumancia. Con las últimas noticias amenazantes de la lengua azul y con el otoño ya avanzado, es hora de partir. Recoger absolutamente todo y desplazarse siempre pensando en el bienestar de los animales buscando mejores pastos y temperaturas más benignas. Con las primeras nieves y lluvia durante la semana, los accesos a Valtablao se han complicado. Pero poco a poco todos los animales serán llevados para cargarlos en góndolas para realizar el desplazamiento a la mancha. « el lunes tenemos que volver a cargar aquí al lado (Valle Cabriel) no realizamos ningún viaje como estos » El monumento al nacimiento padre Tajo será testigo de esos preparativos para recorrer también una larga distancia. Ya puede dormir la sierra durante el largo invierno hasta que en primavera vuelvan las vacas trashumantes.

Vereda Primavera 2014

Muchos becerros, con diferentes pelajes (Cariblancos, coliblancos…)  son la consecuencia de un nuevo joven semental. Todos preparados para la vereda. Aunque un becerro que nació hace dos días tendrá que ser apartado, no aguantaría hacer el camino.

Ha sido una semana de lluvias, aunque dentro de una primavera muy seca. Hoy hay alerta amarilla por lluvias, pero con el viento que hace parece poco probable que no llueva. Pero la costumbre dice que para afrontar la subida del Judío, nada más subirte al caballo (bueno esta vez justo a los pies del barranco) la lluvia aparecerá. Como así ha sido, esta vez un poco de granizo acompaña los trancos  más difíciles cada vez más peligrosos por la lluvia, hasta que poco a poco coronan el alto. Tras la tormenta viene la calma,  se avanza  a paso ligero poco a poco van penetrando en  la sierra de Albarracín, alternando la carretera con desfiladeros y zona de pinares, hasta el alto del Cubillo.  La lluvia ha avivando los colores y olores.  Solo se oye un ligero viento y el cuco –que no para el tío- hasta que el incesante cantar de las picotas, indica por donde van las vacas, los cabestros se van quedando en la parte trasera de la formación, es mayor el ímpetu de las vacas que son las que abren camino.  Las vacas van en todo momento atentas a su becerro,  incluso parándose si ellos se cansan.  Sin abandonarles en ningún momento.

Caminaran entre la Majada del Jarro (1772 mts) y el Pozo Zenón (1744 mts) justo para llegar al alto de Valtablao,  desde donde ya se ve el pronunciado valle .  Esplendido, pero debería estar mucho más colmatado y rebosando agua por sus riachuelos.

 Una vez llegados a la puerta de la finca, se descansa para juntar el ganado y para aprovechar que los becerros mamen de sus madres, el trabajo ya casi está hecho y el descanso será merecido. La tarde ya ha avanzado, los ciervos aprovechan para ir adentrandose en el valle a su festín diario, desde hoy tendrán compañía ante sus fechorías.

Definitivamente se abren las puertas, como la sensación que  tubo Miguel Ángel en la “Piazza del Duomo”, observando las puertas diseñadas por Ghiberti en el Baptisterio de Florencia, «las puertas del Paraíso» dijo. Llamándolas  con la voz calmada todas enfilan la puerta, con el traslado de caballos, burros, gatos…se terminara la trashumancia. Siempre al lado del ganado buscando sus mejores condiciones, esta es la forma de vida cíclica marcada por el cambio de las estaciones. El día se da por terminado, el cual al final será el de la “Décima”, pero eso ya es otra historia.